Un burgalés queda atrapado en una ducha calentita más de 14 horas

Un joven burgalés de 57 años quedó atrapado mientras se daba una ducha calentita. Es un hecho que nos podría haber pasado a cualquiera de nosotros tras estos días de frío.

Mariano, que así se llama el protagonista de la historia pasó toda la tarde de compras navideñas. Estuvo viendo el mercado de la catedral, anduvo por la plaza mayor… Con toda esta andadura cogió bastante frío por lo que al llegar a su casa se dispuso a darse una ducha calentita para entrar en calor.




A medida que pasaba el tiempo debajo del chorro, Mariano iba aumentando poco a poco la temperatura del agua hasta que llegó a ponerla a tope. A Mariano le pasaba por la cabeza que ya era hora de salir pero cuando intentaba apagar el grifo una fuerza extraña en su interior se lo impedía.

“Tenía una voz en mi interior que me obligaba a estar un ratito más” – Declaró Mariano.





Así pasaron horas y horas hasta la mañana del día siguiente que apareció la hija de Mariano preocupada en su casa. Habían quedado para seguir con las compras y él no aparecía. Su hija con un acto de heroísmo consiguió apagar el grifo de la ducha y así liberar a su padre del placer de una ducha calentita en el invierno burgalés.

Ya lo saben amigos, tengan mucho cuidado con las duchas calentitas que se alargan más de lo que deberían.

Facebook Comments